lunes, 29 de octubre de 2018

6 de cada 10 españoles no pueden vivir más de 3 días sin smartphone

La marca de smartphones Wiko, en su “afán de conocer las preocupaciones y necesidades de los usuarios de sus terminales y poder darles una atención más cualificada”, ha publicado el I Estudio “Generación Game Changer” para analizar los cambios más recientes en determinados hábitos y normas.

La marca francesa de móviles Wiko ha hecho público su I Estudio “Generación Game Changer”, un documento demoscópico dedicado a analizar los hábitos y normas de consumo que han cambiado en los últimos años, relacionados tanto con las rutinas y prácticas sociales, como en aspectos más relacionados con la evolución tecnológica. Esta encuesta se ha construido sobre los datos de una muestra de 2000 personas de 18-55 años.


Uno de los datos más comentados de este informe es el de la ‘impaciencia’ de los usuarios que se ven privados de sus dispositivos móviles mientras éstos son sometidos a repación: de hecho, “un 14% de los encuestados no puede esperar ni 24 horas mientras su teléfono está siendo reparado”, mientras que “un 16% puede aguantar un solo día, porcentaje que crece hasta un 31% entre los que no pueden vivir sin su móvil más de 2 o 3 días por una reparación”.

El informe arroja también un resultado imprevisto: el grupo más joven de encuestados (entre 18 y 24 años), es el más dispuesto, con un 17%, a aguantar hasta una semana sin su terminal mientras está siendo reparado. Este mismo grupo reconoce en un 24% de los casos poder esperar incluso más de una semana mientras su terminal está en reparación, el mismo porcentaje que los más veteranos de entre 45 y 55 años.

¿Son entonces las personas mayores los usuarios más ‘ansiosos’ a la hora de exigir la rápida devolución de sus smartphones? Parecería extraño y, de hecho, el 19% de este grupo de población es capaz de “vivir el tiempo que haga falta sin el móvil mientras es reparado”. No: el dudoso honor de ser incapaz de sobrevivir sin su smartphone durante más de un día corresponde a la Generación Millenial (25 a 34 años), la que porcentualmente demanda plazos más bajos (ya que, en el 35% de los casos, exige su reparación en un día o menos).

Escrito por Marcos Merino